De investigador a gestor profesional de I+D+i: El arte de hacer realidad las ideas

Miércoles, 24 Mayo 2017 06:52

Innovaciónim

Una profesión estimulante, en contacto con la investigación más puntera, y con proyección de futuro… ¿utopía o realidad? Te desvelamos las principales claves sobre este nicho del mercado laboral de los profesionales altamente cualificados. 

Hace un tiempo hablamos en este blog de la realidad a la que se enfrentan la mayoría de los estudiantes de doctorado y recientes doctores: Muchos investigadores alcanzan en algún momento un punto en su carrera en el que se plantean explorar nuevos horizontes profesionales. A veces ocurre pronto, antes o justo después de acabar el doctorado, a veces después de haber dedicado varios años a la investigación, pero a todos se les plantean las mismas dudas e incertidumbres.

¿Qué alternativas se le plantean a un científico que quiere dejar de la investigación sin volver a empezar de cero y donde su preparación sea una ventaja en vez de un hándicap a la hora de encontrar empleo? Aunque el mercado laboral aún atraviesa momentos difíciles, existen oportunidades para quien sabe buscarlas. Una de las opciones más interesantes para quien no quiere renunciar al mundo de la ciencia y la tecnología, pero desea abrirse a nuevas perspectivas (como el desarrollo tecnológico, la comercialización, la comunicación), y busca oportunidades de viajar y desenvolverse en entornos multiculturales es dedicarse a la gestión de proyectos internacionales de investigación, desarrollo e innovación (I+D+i).

¿Qué es la gestión de la I+D+i?

Muchos lectores se preguntarán: y esto de la gestión de la I+D+i, ¿en qué consiste exactamente? Hablando en términos muy generales, se trata de desarrollar soluciones basadas en la I+D+i que respondan a los retos de una organización.

El gestor de I+D+i es un posibilitador, alguien capaz, no sólo de tener ideas, o buenas ideas, sino de llevarlas a la práctica. Se puede decir que su labor consiste en «hacer realidad las ideas», un concepto que puede parecer sencillo, pero cuya materialización no está al alcance de cualquiera. Por ello, se trata de una profesión apasionante y enormemente gratificante, y a la vez, de una extraordinaria exigencia, como describimos a continuación.

Yendo más a lo concreto, la persona responsable de los proyectos de I+D+i deberá ser capaz de, a partir de una idea inicial, darle forma y cuerpo a un proyecto sólido, diseñando y ejecutando un plan de acción encaminado a alcanzar el resultado final en la forma de un producto o servicio. Para conseguirlo, necesitará estimar, captar y gestionar los recursos necesarios, incluyendo el acceso a la financiación externa pública o privada. Si además, como es habitual, el proyecto requiere la implicación de varios profesionales, el gestor también habrá de asumir la coordinación y el liderazgo del equipo de trabajo.

El perfil del buen gestor

Por todo lo arriba expuesto, la gestión profesional de la I+D+i exige un variado abanico de competencias, conocimientos, aptitudes y experiencia, como se resume en el siguiente cuadro.

cuadro1blogPepa

 

¿Y será esto para mí?

Si tienes un doctorado o cuentas con experiencia investigadora, estás de enhorabuena. Este tipo de profesionales se encuentran muy bien posicionados para dedicarse a la gestión de proyectos internacionales de I+D+i, especialmente si tienen inquietudes relacionadas con la vertiente más práctica de la ciencia y su traslación al mercado y la sociedad. Más allá de los conocimientos técnicos especializados, la actividad investigadora potencia importantes capacidades relacionadas con el aprendizaje, el análisis y la resolución de problemas complejos. Además, las personas que se han dedicado a la investigación suelen ser creativas y de mente abierta, a la vez que perseverantes y organizadas.

Sin embargo, la preparación de un joven investigador suele tener importantes lagunas en áreas como la comunicación, el marketing y, en general, las reglas del mundo de los negocios. Por ello, necesitará de un periodo de adaptación y aprendizaje, bien mediante una etapa inicial en un puesto de menor responsabilidad o bien mediante un adecuado programa de formación y capacitación. Aunque la oferta formativa en este ámbito, debido a su elevada especialización, es menos amplia que en otras áreas profesionales, existen varias opciones de másteres y cursos ofrecidos por universidades, escuelas de negocio y, más recientemente, alguna escuela especializada como RTDI Innovation School.  Para elegir la alternativa más idónea, conviene valorar, no solamente, la calidad del profesorado y el programa impartido, sino también el componente práctico, que debería ser lo más parecido posible a la experiencia adquirida en el desempeño laboral. Por último, quizá lo más importante, contrastar los resultados, 

especialmente la empleabilidad, de las promociones anteriores – de ser posible, incluso hablar con antiguos alumnos.

 

Las oportunidades laborales

 

Y ¿qué demanda existe de este perfil profesional? En empresas grandes o pequeñas de base científico-tecnológica, puede posicionarse en el área de desarrollo de negocio, I+D o relaciones institucionales y estratégicas. Igualmente, son profesionales extremadamente apreciados en consultoría estratégica y de gestión en I+D+i. En centros de investigación y universidades, suele desarrollarse en el departamento de innovación, o en los servicios de apoyo a la valorización y el emprendimiento. Del mismo modo, en la administración pública, pueden desempeñar puestos en aquellos departamentos con responsabilidades en materia de ciencia, tecnología e innovación. Sin olvidar, por último el sector de las fundaciones y otras organizaciones sin ánimo de lucro, muchas de las cuales cuentan con programas de apoyo a la ciencia y necesitan gestores profesionales especializados para su ejecución.

 

Y, entonces, ¿cuál es la pega? O quizá no lo sea tanto … Pese a tratarse de una profesión en expansión, como sucede con otros puestos de alta cualificación, el mercado nacional es todavía limitado, por lo que es muy probable que, al menos en los primeros años,  el joven gestor deba explorar horizontes fuera de nuestras fronteras. Los últimos estudios[i] apuntan a una tendencia a la polarización en el mercado laboral, con una mayor creación de empleo en los extremos de mayor y menor cualificación, y se espera que la demanda de empleo altamente cualificado en Europa ascienda a dieciséis millones de puestos en 2020. Incluso en España, a más largo plazo, en 2025, el 38% de la fuerza laboral ocupará puestos de alta cualificación.[ii]

 

Conclusión

 

La gestión profesional de la I+D es una profesión apasionante y con una prometedora proyección de futuro. Además, se trata de una alternativa muy ajustada al perfil de un investigador que desea orientar su carrera hacia áreas más próximas al mercado sin dejar el contacto con la ciencia y la tecnología más punteras. Eso sí, si deseas iniciarte en esta vía, conviene que completes tu preparación y experiencia en aquellas áreas que normalmente no se desarrollan en investigación y que son las que definen las competencias profesionales específicas del gestor de I+D+i.

 



[i] Future skills suply and demand in Europe (CEDEFOP, 2012)

[ii] Spain skills forecasts up to 2025 (CEDEFOP, 2015)

 

Autora: Pepa Limeres

 

Asociados a

Datos de Contacto

Smartphone+34 915485459

Location icon Research Technology Development and Innovation S.L. (RTDI)
C/ Mozart 42 7C
Madrid, 28008, España

Email icon Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.