“La única manera de aprender a dar la vuelta a las cosas es…. dándoles la vuelta”

(JULIA CHILD, chef de fama mundial, después de que le cayera una tortilla de patatas al suelo durante su programa de televisión)

La experimentación constante es la única manera de descubrir de forma práctica qué produce el resultado deseado. A menudo la mejor o la única manera de aprender es lanzándose a la piscina a probar suerte. Y es que…. ¡se aprende mucho de los errores! Mientras nuestros errores no resulten fatales, prestar atención a lo que no funciona nos proporciona una información muy útil para descubrir lo que sí funciona.

Experimentar es una actividad natural en al ser humano, omnipresente cuando somos niños y olvidada muchas veces según nos hacemos mayores. Podríamos decir que, de alguna manera, la experiencia mata a la experimentación....

 

Rodeados de Grandes Ideas casi invisibles…

Innovación es por definición crear algo nuevo, algo que supone una diferencia sustantiva con respecto a lo que existía anteriormente. No existía, nadie lo había pensado antes, y de repente alguien lo pone ante nosotros y casi todos estamos de acuerdo en que es una gran idea. Una de las características más desconcertantes de la innovación, y de las ideas innovadoras en general, es que una vez creada a todos nos parece un paso casi evidente, como si el mundo estuviera ya predispuesto a recibirla. Esto produce una ilusoria sensación de facilidad: “se me podría haber ocurrido a mí”, o más aún, incluso: “se le podría haber ocurrido a cualquiera…”

La innovación no es, sin embargo, fácil. Resulta fácil a posteriori, pero antes de existir no entra en absoluto en la categoría de las cosas evidentes. Entre su no existencia y su aparición hay un salto, un abismo casi, que no resulta nada fácil salvar. Sin embargo, las ideas innovadoras e ingeniosas no dejan nunca de aparecer. En el terreno empresarial durante las últimas décadas han surgido una gran multitud de nuevas ideas que han dado lugar a grandes empresas. Es tal la cantidad de estas ideas viniendo de repente a la vida en distintas partes del mundo que casi podemos asegurar que todos nosotros vivimos virtualmente rodeados de grandes ideas, que sin embargo no vemos. Pasamos por sus proximidades, casi las tocamos en nuestras conversaciones y en pensamientos, y ni siquiera lo sospechamos. Están ahí, cuando alguien las descubra nos parecerán a todos evidentes y necesarias, pero hasta que llega ese momento permanecen totalmente invisibles.

Creatividad e Innovación

Métodos para el descubrimiento de Nuevas Ideas empresariales...

Forma parte de la naturaleza de la Innovación el que las nuevas ideas, antes de ser descubiertas, permanezcan a nuestro alrededor, soprendentemente cerca y sin embargo casi inaccesibles. Varios intentos, sin embargo, se han hecho en los últimos años para tratar de controlar la Innovación, para tratar de hacer visibles por lo menos nuevas ideas que casi podemos tocar con las manos. Es el caso de la Blue Ocean Strategy o de the Lean Startup. Ambas iniciativas pueden entenderse como instrumentos para vislumbrar grandes ideas empresariales que todavía no existen, herramientas para por lo menos facilitar el tránsito a esas nuevas ideas. Ambas tienen planteamientos muy diferentes. The Blue Ocean Strategy proporciona herramientas de análisis para eludir la competencia y crear nuevos mercados. The Lean Startup proporciona una metodología para generar conocimiento sobre el mercado en base a experimentos empíricos. Ambos proporcionan herramientas que sin duda pueden ser de mucha utilidad y han tenido una amplia difusión en el mundo de la Innovación y de las Startups. The Lean Startup es quizá la metodología dominante en el mundo de las startups en este momento. Sin embargo, su éxito también ha generado algunas reacciones.

Leer más...

 

Autor: Iván Rivero

Crear un nuevo producto y tratar de lanzarlo al mercado es una actividad difícil. Requiere ingenio, perseverancia, rigurosa planificación, resolución de problemas e imaginación, mucha imaginación. Difícilmente puede encontrarse una actividad más exigente en términos del compromiso y las capacidades que requiere. En contraste, pocas actividades levantan mayores expectativas. Existen nervios, por supuesto, pero sobre todo esperanzas e incluso la casi confianza de que el nuevo producto será un éxito. La realidad, sin embargo, se muestra a menudo intratable… Una gran proporción de los Nuevos Productos lanzados al mercado fracasa, un 60% según los estudios de Robert G. Cooper, creador del Stage-Gate (el sistema de Desarrollo de Nuevos Productos más utilizado en el mundo), un 90%, según otras fuentes.

Nadie lanza productos al mercado para fracasar, entre otras cosas porque desarrollar un producto y lanzarlo al mercado implica una considerable inversión. Es evidente que existe una desproporción entre las expectativas que despierta el lanzamiento de un nuevo producto y la realidad. ¿Por qué sucede ésto? ¿Por qué la innovación implica un riesgo tan alto? ¿Por qué los emprendedores tienden naturalmente a sobrevalorar sus verdaderas posibilidades de éxito? Y lo que es quizá más importante: ¿puede hacerse realmente algo para reducir significativamente el riesgo e incrementar la rentabilidad de la Innovación?

Resolver todas estas cuestiones pasa necesariamente por hacerse una pregunta fundamental: ¿qué es en realidad un producto?…

Leer más...

 

Autor: Iván Rivero

Si hace un tiempo el doctorado sólo se concebía como el primer peldaño de una carrera profesional en la ciencia, en los últimos años, cada vez más doctores se incorporan al sector privado en puestos de lo más variado. Las oportunidades esperan, solo hay que saber buscarlas y prepararse bien para hacerse hueco en un mercado laboral cada vez más competitivo.


Cada vez se forman más estudiantes de doctorado – por encima de 700.000 sólo en Europa en 2012, de acuerdo con el análisis más reciente publicado por Eurostat 1  muchos más de los que podrán desarrollar su carrera en la universidad o en centros de investigación. El mundo de la ciencia es enormemente competitivo; muy pocos de los doctorandos de hoy tendrán la oportunidad de consolidar su carrera científica hasta llegar a liderar su propio grupo de investigación.

El “crowdfunding” o micromecenazgo ha irrumpido con fuerza, Probablemente ya has participado para    apoyar algún proyecto, o incluso te has planteado usarlo para financiar tus ideas. Conocerlo bien es clave para sacarle provecho, sin desencantarnos.

El crowdfunding es una fuente alternativa de financiación de proyectos innovadores. Ha sido impulsado por una serie de plataformas on-line que canalizan todo el proceso, especializadas en diferentes tipos de proyectos (innovación tecnológica, proyectos culturales, proyectos solidarios, etc.) y ámbitos geográficos. Los proyectos susceptibles de ser financiados por esta vía han de cumplir una condición fundamental, han de ser capaces de ofrecer algo que un nutrido grupo de ciudadanos esté dispuesto a “pre-comprar”, es decir, a comprarlo antes de que el producto/servicio exista, ya que esa precompra será lo que financie su proceso de desarrollo.

Recientemente, en un evento que contaba como conferenciante a un representante de un fondo de capital riesgo, quedé prendado de la simplicidad y elegancia con la que resumía lo que los inversores buscan en una start up o pyme a la hora de invertir. Sus principios podrían resumirse en 3 axiomas:

1) Ten la actitud adecuada
Nada que valga la pena se consigue sin esfuerzo. Como emprendedor es necesario tener una mentalidad abierta, aprovechar las oportunidades, seguir una vida de sacrificio y estar dispuesto a ellos cuando sea necesario (mudarse de país, prescindir de vacaciones, adiós al gimnasio, etc).

 La Salud es uno de los pilares fundamentales sobre los que se asienta el crecimiento y la prosperidad de cualquier región. Por ello, actualmente nos enfrentamos con las negativas consecuencias sociales y económicas del alarmante incremento de la obesidad en la población, y sus trastornos asociados, derivado todo ello de nuestra mala alimentación y nuestro comportamiento cada vez más sedentario. En el plano alimentario, hay necesidad de planteamientos innovadores por parte de la industria, basados en que el consumidor disponga de alternativas realmente saludables, competitivas en precio, y adaptadas a sus motivaciones, gustos y estilo de vida.

Cualquiera de nosotros ha podido observar en las últimas dos décadas un notable aumento del sobrepeso y la obesidad en nuestra sociedad. Esto se confirma con los datos: según la encuesta sobre salud en los estados miembros1 en 2008, la proporción de adultos considerados con sobrepeso u obesos se situaba alrededor del 45% de media en mujeres, y del 60% de media en hombres. Además, con los datos que se recogen en la Iniciativa de Vigilancia de la Obesidad en la Infancia (COSI)2, 2014 , de la OMS, estimamos que 1 de cada 3 niños europeos de entre 6 y 9 años tenían sobrepeso o eran obesos en 2010. Y probablemente podamos asumir sin miedo a equivocarnos un incremento en esos datos para las próximas actualizaciones.


Un tercio de los universitarios españoles tiene un empleo por debajo de su cualificación, el peor dato de toda la Unión Europea. ¿Qué puede hacer un recién titulado (graduado, máster o doctor) para escapar a esta estadística?.


 

Según los últimos estudios1,  poseer un título universitario es un buen antídoto contra el desempleo: la tasa de paro de los titulados superiores es del 14,8%, muy inferior a la del conjunto de la población, cercana al 26%. Sin embargo, ¿qué sentido tiene dedicar cuatro años a formarse como psicólogo o biólogo para luego trabajar de teleoperador? Desgraciadamente, esta situación se da con mayor frecuencia de la que quisiéramos: en España, uno de cada cuatro universitarios se emplean como administrativos, contables, vendedores o camareros, y 70.000 titulados superiores desempeñan ocupaciones elementales para las que no se necesita ningún tipo de estudios.

De vez en cuando me gusta ver Shark Tank, el programa de emprendedores norteamericano. La verdad es que disfruto con el ingenio de algunos emprendedores y con los comentarios también a veces ingeniosos (y a menudo cáusticos) de los Sharks. El programa es además como un laboratorio abierto de ideas innovadoras, donde es posible conocer proyectos empresariales y después seguir su trayectoria, exitosa o no. Dentro de los muchos tipos de proyectos que allí se presentan, me llaman especialmente la atención productos que causan una gran impresión entre los Sharks pero en los que, por diferentes razones, nadie acaba invirtiendo. En algún caso incluso, el emprendedor es despedido con palabras de ánimo: “¡Gran producto!” Algunos de estos productos son ciertamente espectaculares -recuerdo concretamente un simulador de boxeo y un complemento para caminar físicamente en entornos virtuales-, y sin embargo ninguno de los cinco Sharks invierte, ¿por qué? Porque el producto -esto debe recordarlo todo emprendedor- no lo es todo.

Que me perdonen todos los emprendedores enamorados de su idea pero quizá ni siquiera sea lo más importante. Muchas cosas pueden fallar durante el desarrollo de una gran idea hasta convertirla en un mal negocio. De hecho, el objetivo fundamental de todo emprendedor con una buena idea es precisamente no cometer errores durante la fase de desarrollo que acaben por convertirla en un mal negocio.

En general, tres grandes errores pueden cometerse durante el desarrollo y lanzamiento de un producto innovador que pueden convertir un buen producto, es decir, de probada utilidad para el cliente, en un desastre económico:

  • Error en el Precio: precios sin puntos de referencia
  • Costes como premisas
  • Costes de desarrollo disparados.

Leer más...

Iván Rivero, 19/08/2015

 

plantita

Muchas veces, cuando empezamos a trabajar en un proyecto por primera vez, lo hacemos desde la creencia de que la idea de partida ya está construida. Según avanzamos, ambos, tanto el cliente como nosotros, descubrimos que no es así, y que aunque hay una buena tierra de cultivo, hace falta hacer crecer y desarrollar la idea. ¿Lograremos que sea un roble añejo o será una margarita?.


¿Por qué digo esto? Es necesario definir todos los elementos críticos para que las ideas de proyecto para el desarrollo de nuevas tecnologías o nuevos productos estén realmente completas, así como las relaciones entre dichos elementos.


En primer lugar, debe construirse una pareja Necesidad-Solución extraordinariamente fuerte. ¿Qué necesidad específica trata de cubir el proyecto realmente? ¿Por qué? ¿Qué tamaño tiene esta necesidad, en términos científicos, económicos, sociales o medioambientales? ¿Qué solución concreta propone? ¿Por qué es la mejor o única solución posible?

Para construir esta pareja uno puede ayudarse del llamado Análisis FAB: Features-Advantages-Benefits (funcionalidades, ventajas y beneficios). Existe una extensa bibliografía sobre él en Internet. El anáisis FAB permite identificar durante la fase de ideación de proyectos de I+D+i:

  • Los beneficios que se necesitan realmente, o deseados por los futuros usuarios de la solución, producto o tecnología que se va a desarrollar (¿Por qué debería hacerse este proyecto?).Por ejemplo: Reducir los costes de mantenimiento debidos a goteras.
  • Las ventajas que la solución debe desarrollar para proveer dichos beneficios (¿Cuál será el foco de actividad y esfuerzos en nuestro proyecto?). Por ejemplo: Desarrollar un sellante de larga duración que se adhiera a las imperfecciones de las superficies penetrando en la gotera.

También permite validar el enlace entre estos dos puntos, ayudando a procesar la idea y nuestro punto de vista y conectarlos con los intereses, necesidades y perspectiva de los potenciales usuarios.

En segundo lugar, la pareja Necesidad-Solución debe traducirse a resultados tangibles concretos a generar. ¿Qué producto o tecnología concreta va a resultar del proyecto? ¿Qué funcionalidades tendrá?

Continuando con el ejemplo del análisis FAB, las funcionalidades podrían ser "Una película de alta densidad con garantía de 30 años".

Finalmente, y en el caso de proyectos de I+D, deben identificarse y evaluarse las barreras tecnológicas principales para lograr el desarrollo de la solución propuesta y convertirla en lso resultados finales definidos. ¿Por qué no existe ese producto o tecnología todavía? ¿Qué conocimiento básico hace falta? ¿Cuáles van a ser los pasos principales en el desarrollo, en los que se van a centrar los esfuerzos de I+D?

En el caso de proyectos de innovación, las barreras tecnológicas seran menos relevantes, dando paso a barreras relacionadas con la explotación de resultados de I+D y arranque de mercados, que se vuelven cruciales. ¿Cuáles son los aspectos más importantes que harán que el producto tenga éxito en el mercado o no? ¿Dónde dentraremos los esfuerzos estratégicos y de marketing?

Solo cuando todos estos elementos están claros y casan entre sí, el concepto de proyecto está totalmente definido

>InnoWizard - Idea Map

En nuestra opinión, este proceso de ideación determina el 40% de las probabilidades de éxito del proyecto. En el contexto de preparación de propuestas para participar en programas de apoyo público a la I+D+i, determina el 40% de las probabilidades de lograr financiación para el proyecto. Otro 40% depende de la calidad de las memorias técnico-financieras que se escriban para presentar el proyecto y desarrollar los contenidos relacionados (plan de trabajo detallado, asignación de recursos y participantes, planes de negocio futuros, etc.). El 20% final se logra a través de procesos óptimos de escritura y revisión de las ideas, planes y textos, con la participación de expertos en gestión de la I+D+i y en la participación en el programa al que se vaya a presentar.

Este es por lo menos el reparto cuando se trata de participar en las convocatorias abiertas del Programa Marco europeo de I+D+i, Horizonte 2020, aunque es extendible a cualquier otro ámbito. Preparar las propuestas sobre una buena idea bien construida es cada vez más importante, según aumenta la competencia y la presencia de lobbies. ¡Un reto apasionante!  

 Eva García Muntión, 18 /08/2015

Asociados a

Datos de Contacto

Smartphone+34 915485459

Location icon Research Technology Development and Innovation S.L. (RTDI)
C/ Mozart 42 7C
Madrid, 28008, España

Email icon Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.